El sistema nervioso... para niños 


El sistema nervioso... para niños

   por Administrador   |   Contacto |   Agregar comentarios
El funcionamiento del cuerpo humano es muy complejo y mucho más cuando hablamos de sistema nervioso.
¿Cómo dar una primera explicación clara y sencilla de algo tan complicado?

Más adelante la complejidad será mayor, pero hemos creído conveniente echar mano a un libro que teníamos casi olvidado y cuya información se dirigía a niños.
Hace muchos años de su publicación, pero nos parece una buena manera de tomar un primer contacto con el tema. Se trata del libro TU CUERPO, escrito por Santiago Dexeus Madí.

Las células nerviosas tienen largas y finas prolongaciones que pueden trasmitir señales como si fueran hilos eléctricos.
Formando cables, que llamamos nervios, unen todas las partes del cuerpo a un órgano principal, que es el cerebro.
Los nervios no llegan directamente al cerebro, lo hacen a través de la médula espinal (prolongación del cerebro que desciende por el interior de la columna vertebral).
Cerebro, médula y centros nerviosos forman en conjunto una máquina de responder.
Cualquier noticia pone en marcha este sistema de señales y provoca una respuesta.
Ciertas noticias que requieren una reacción instantánea son respondidas en la médula. Otras, que necesitan ser elaboradas y comparadas, ascienden por la médula a los centros superiores, donde hallarán respuesta.
El sistema nervioso selecciona las sensaciones y noticias de dentro y fuera del cuerpo, responde a las más importantes y guarda, clasifica, relaciona, identifica y descifra todas las informaciones, elaborando con ellas el pensamiento.

Los nervios avisan cuando se produce un cambio; cuando hace calor, cuando disminuye la luz al entrar en una habitación oscura o cuando aumenta la cantidad del azúcar en la sangre después de la comida.
Cualquier cambio, tanto de nuestro cuerpo como alrededor nuestro, produce una señal que corre por los nervios hacia el cerebro.
Si nos diéramos cuenta de todas las señales que los nervios nos envían, estaríamos pensando en 1000 cosas a la vez.
Para que esto no ocurra, las señales, antes de llegar al cerebro, pasan por varios centros nerviosos que las seleccionan según su importancia.
El cerebro, el centro nervioso más completo, da respuesta a aquellas informaciones que necesitan decidirse.
Los demás centros nerviosos se ocupan de aquellas informaciones que requieren una respuesta simple (aumentar el ritmo del corazón, etc.). Estos centros nerviosos controlan, en todo momento y sin que nos demos cuenta, el funcionamiento de nuestro cuerpo. Coordina los movimientos, responden al calor, al frío, el cansancio; mantienen y cambian el ritmo del corazón y de los pulmones, hacen que las partes más necesitada recibe la mayor cantidad en sangre y todo cuanto es preciso para que el cuerpo se acomode a cualquier nueva situación.

El cerebro es el órgano más protegido del cuerpo. Está situado en la cabeza y cubierto por los huesos del cráneo.
El cerebro está formado por más de 10 millones de células nerviosas, neuronas, cada una de las cuales envía prolongaciones en todas direcciones.
Las neuronas se unen unas con otras y forman una inmensa red por la cual circulan las señales siguiendo caminos o circuitos.
El cerebro controla los movimientos voluntarios. Para ello recibe las sensaciones, las identifica y compara con sensaciones recibidas en el pasado y calcula respuestas posibles. Luego el cerebro envía de nuevo señales a los distintos músculos.
Todos estos movimientos deben seguir un orden exacto; el cerebelo, centro nervioso situado detrás y bajo del cerebro, se encarga de que los movimientos estén coordinados.
La corteza es la capa más superficial del cerebro. En ella se elaboran las informaciones y ella es la responsable de la inteligencia, de la memoria, el carácter y el comportamiento. Está dividida en varias áreas o zonas, que corresponden a distintas actividades del cerebro. Hay zonas a las que llegan las sensaciones del cuerpo y del exterior, y otras de las que parten las diferentes órdenes para que se produzca el movimiento o el lenguaje culto la lesión de una zona afectará la actividad que regula.
El cerebro en conjunto decide los movimientos voluntarios a partir de las noticias que reciben.

Los órganos de los sentidos comunican al organismo con el mundo exterior. Ellos convierten las impresiones externas en señales que mediante los nervios se transmiten al cerebro.

Atrás 
blog comments powered by Disqus